E-MOTION

 

 

BAILA CON TUS EMOCIONES

La palabra emoción se traduce al inglés como emotion, desglosada en e-motion podemos ver que significa energía en movimiento. Así pues, nuestras emociones son energías en movimiento que pueden servir para ayudarnos o hundirnos.

Escucharlas es un misterio, descifrarlas un arte y aprender a canalizarlas es el mejor camino para vivir en armonía con nuestras necesidades intrínsecas. En todo este panorama el baile se abre camino como una excelente forma de permitir la expresión de nuestro ser emocional sin necesidad de decir una palabra.

 

Tu ritmo intrínseco

 

Las emociones forman parte de nuestra condición humana, en la edad de piedra eran las responsables de nuestra supervivencia y hoy son unos perfectos indicadores de cuando algo va bien o no en nuestro interior.

Las emociones son libres, somos nosotros los principales responsables de lo que decidimos hacer con ellas. Cada vez que censuramos, reprimimos o juzgamos una emoción, estamos haciendo una incorrecta gestión de ella acumulando la energía de la que antes hablábamos en nuestro interior. Cuando esta energía es negativa (normalmente son estas las emociones que, después de juzgar, decidimos reprimir) se acaba somatizando en bajos estados de ánimo y problemas de salud tales como migrañas, dolores agudos, dolores crónicos y enfermedades, como afirma el médico homeópata y autor de La enfermedad busca sanarme Philippe Dransart: “La enfermedad nos habla de nosotros y de nuestros sentimientos. Las dolencias físicas son el reflejo fiel de las emociones que experimentamos y vivimos”.

 

"Nuestras emociones son energías en movimiento que pueden servir para ayudarnos o hundirnos"

 

Una forma divertida, creativa, y altamente efectiva, para la que no hace falta hacer gala del arte de la palabra, es el baile. Canalizar la energía de nuestras emociones hacia el exterior, mediante el ritmo de nuestro cuerpo con la música, se convierte en una terapia completamente sanadora. Reconectar con nuestro ritmo intrínseco, único e intransferible que todos tenemos, y disfrutar de la libertad de las emociones sintiendo tu cuerpo.

El baile se ha utilizado en todas las épocas para conmemorar acontecimientos importantes. Las personas siempre se han expresado moviéndose a un ritmo común para compartir un sentimiento y desarrollar un mayor sentido de la comunidad. Hay quien ve la acción de bailar como un proceso complicado en el que hay que aprender un montón de pasos y se olvida de que el baile, ante todo, es expresar emociones.

 

Reconectar con nuestro ritmo intrínseco, único e intransferible que todos tenemos, y disfrutar de la libertad de las emociones sintiendo tu cuerpo

 

“Cuando bailo soy una mujer libre. Mejor dicho, soy un espíritu libre, que puede viajar por el universo, mirar el presente, adivinar el futuro, transformarse en energía pura. Y eso me proporciona un inmenso placer, una alegría que está mucho más allá de las experiencias que he vivido y que viviré a lo largo de mi existencia”, palabras de Athena, una mujer que entendía las fuerzas de la naturaleza y usaba el baile para expresarse en el libro La bruja de Portobello de Paulo Coelho.

 

El baile, ante todo, es expresar emociones

 

¿Por qué bailar?

Hay quienes dicen que el baile actúa directamente en los centros de energía del cuerpo, removiendo bloqueos, tensiones y problemas de comunicación entre estos centros, armonizando y dejando fluir estas energías por todo el cuerpo. Otras personas usan la terapia del baile para mejorar el bienestar físico y mental, basándose en la creencia de que cuerpo y mente trabajan juntos y es, precisamente al desvincularlos, cuando surgen los bloqueos y conflictos internos.

Un ejemplo de este tipo de terapias es el Biobaile o el Baile Terapéutico, que en lugar de centrarse en la erradicación de los aspectos negativos se centra en incrementar los positivos.

Sea como sea, a continuación os relato algunos de los beneficios físicos y mentales, científicamente probados, que ejerce el baile sobre el organismo:

Beneficios físicos:

  • Ayuda al sistema cardiovascular: El ejercicio aeróbico mejora la circulación sanguínea.
  • Fortalece los músculos: Ejercita los grupos musculares e incrementa flexibilidad, fuerza y resistencia.
  • Mejora la coordinación y sincronización corporal: Cuando bailas estás mejorando tu agilidad y la coordinación de movimiento y equilibrio, además de disminuir los posibles problemas de psicomotricidad que dan lugar a una descoordinación de los movimientos físicos ocasionando dificultados comunicativas.
  • Mejora tu imagen: Bailar ayuda a drenar líquidos y toxinas de tu cuerpo y remueve excesos de grasa además de que corrige hábitos posturales.

Beneficios mentales:

  • Reduce el estrés: Bailar te permitirá relajarte y desestresarte.
  • Fortalece tu confianza: Promueve la autoconfianza y la claridad de pensamiento.
  • Incrementa tu autoestima: Bailar te ayuda a expresar y canalizar tus emociones empleando gran parte de tu energía y expulsando altas dosis de adrenalina que generan un bienestar general y la sensación estar 100% conectado con tu cuerpo.
  • Ejercita tu cerebro: Mejora la capacidad de concentración y la memoria.

 

"Bailar promueve la autoconfianza y la claridad de pensamiento"

 

“Bailando, me paso el día bailando”

 

El próximo mes de octubre Ainhoa Carballido (profesora de baile) y yo, Laura Maroto (coach y PNL Practitioner) realizaremos la primera edición de nuestro taller “El baile y las emociones”, donde te invitamos a descubrir el poderoso camino de canalizar tus emociones a través del ritmo, las melodías y el movimiento del baile. Puedes consultar precios, fechas y programa en la web de la revista: www.creartemagazine.com. Hasta entonces no quiero despedirme de vosotros sin ofreceros una breves pautas de trabajo, para ir abriendo boca.

Pautas de trabajo:

  • Escoge una canción que te guste, cierra los ojos y simplemente siente el ritmo, sin preocuparte por nada más y dejando salir los movimientos que espontáneamente te salgan.
  • Escucha ritmos muy diferentes: música clásica, tribal, pop, rock, salsa, merengue, tango, bachata... es la mejor forma de educar tu cuerpo y tu oído.
  • Presta atención a cada instrumento que aparece en las melodías, focalizando especialmente en los instrumentos de percusión ya que, en la mayoría de casos, son ellos los encargados de marcar el ritmo.
  • Prueba a escoger la canción que vas a escuchar dependiendo de tu estado de ánimo y deja que tu emoción transite a través de ella.

A modo de experimento, prueba a hacer también lo contrario, escoge una canción que te suscite algo diferente a la emoción que sientes (por ejemplo, La Bilirrubina de Juan Luís Guerra en el caso de estar deprimido), ¿varía esta emoción? ¿Cómo te hace sentir?

  • Y, sobre todo, entiende la música de una forma libre, no eres esclavo de ella, y es una de las herramientas más poderosas para ayudar a autogestionarnos.

 

Laura Maroto

lauramaroto@creartemagazine.com

Si quieres ver el artículo en formato revista ISSUU pulsa AQUI

 

Anúnciate Natalie coachner Maria Teresa Febreiro Equilibri
>>> Apúntate a nuestra newsletter mensual

CREARTE MAGAZINE, S.C.

Todos los derechos reservados © 2012 | Aviso legal | Snik diseño web