Entrevista a Fred Kofman

 

“La división entre la bondad y la maldad es el respeto por el derecho de cada ser humano de elegir cómo vivir su vida”

 

¿Qué es el coaching?

El coaching es un proceso de interacción en el cual una persona ayuda a otra a resolver un problema que le preocupa o a cambiar una situación de forma tal que la otra persona también aprenda el mito de resolución de problema y además encuentre una forma de pensar que sea más efectiva para su vida.

El coaching es ayudar al otro a resolver su problema mediante un proceso de diálogo y de pensamiento conjunto, pero más allá de resolver el problema es descubrir cómo resolver otros problemas parecidos a ese problema, y aún más profundamente, es encontrar una forma de ser que le permita pararse frente a estos problemas de una manera que le de paz interior, que le de serenidad, confianza en sí mismo, felicidad innata, auto sostenida, no ser alegre por haber resuelto el problema sino tener la confianza en sí mismo de poder lidiar cualquier desafío.

 

¿Qué habilidades debe tener un coach?

La principal, y no es una habilidad, es tener un genuino amor por el otro, un amor agápico, el amor caritativo, bondadoso, tener una predisposición a querer que el otro prospere, que viva feliz y que crezca. Esa es la condición necesaria para hacer cualquier trabajo de servicio, de ayuda a otro.

Como competencia específica para mí el coach tiene que tener capacidad de, en el contexto amoroso, saber escuchar críticamente, para escuchar cuáles son las posibles falacias o trampas que la propia persona construye o en las que está presa y no le dejan enfrentarse al problema de la manera más efectiva. Sostener esa combinación de compasión y aceptación, pero crítica para poder ver cosas que la persona no ve porque está en alguna dinámica de incoherencia y cierre mental que no le permite explorar posibilidades que le lleve a resolver el problema.

Es la parte femenina y masculina, el cáliz y la espada, el 'te acepto y está todo bien porque tú eres un ser humano valioso en sí mismo', pero también decir 'aunque eres un ser humano valioso en sí mismo tu forma de comportarte te hace la vida miserable y hay otra forma que te va a hacer la vida mejor'; es ese tipo de balance. Y eso requiere de las competencias de la escucha, que es la parte más femenina, pero también de indagación y proposición, la masculina, que es el explicar, el abogar por alguna forma de pensar que es diferente a la que la persona está manifestando.

 

¿Cómo llegó el coaching a tu vida?

No lo recuerdo pero recuerdo el momento en el que alguien me dijo que lo que hacía era coaching. Yo enseñaba y ayudaba a la gente como podía, me dijeron que lo que hacía era coaching y así me di cuenta de que era coach, pero no estudié coaching formalmente, más bien estudie con gente que hoy son reconocidos como grandes coaches. El verlos trabajar y el ver cómo ayudaban a la gente, mi propia terapia, los workshops que tomé... me fui haciendo mi propia mezcla de las cosas que me parecían a nivel personal junto con mi trabajo más intelectual de economía y de negocios. De repente me dijeron 'eso es coaching' pero yo nunca me llamé a mi mismo coach ni me presenté en el mercado como tal. Ahora es cuando empiezo a definirme como 'filósofo coach'.

 

¿Cuándo supiste que te querías dedicar a esto toda tu vida?

Nunca. No sé si me voy a dedicar a esto toda mi vida. Cada día es nuevo, no pienso para siempre, hoy me encanta, mañana si me deja de gustar lo dejaré de hacer; no estoy casado con hacerlo toda mi vida. Cada día es un reto.
No tomé nunca una decisión, fue una vocación siempre. Desde que tengo memoria que me gustó hacer esto y ayudar a la gente pero tampoco tengo mucho crédito porque nunca fue un 'qué bueno que soy', fue más un 'me gusta hacer eso', es como ufanarme de comer chocolate, si resulta que el chocolate es saludable, pues mejor, pero no lo comía porque era saludable lo comía porque sabía bien. Ayudar a la gente siempre me supo bien y me gusta, me da alegría, me da satisfacción y me hace feliz.

 

¿Cuáles son los valores que dan sentido a tu día a día?

Respeto absoluto por la individualidad del otro, yo diría que este es mi valor más importante, no diría que es el más alto pero sí el más sine qua non, el más divisorio de aguas porque cualquiera que no acepte ese valor para mí es ruin y malvado. La división entre la bondad y la maldad es el respeto por el derecho de cada ser humano de elegir cómo vivir su vida utilizando su propiedad sin invadir la de otros. Esa para mí es la línea del bien y el mal. Como valor más elevado es el amor, no sólo respetar al otro sino desear y comprometerse con su bien, con su crecimiento, con su desarrollo, con su bienestar.

 

¿Fred Kofman tiene coach?

No de una forma regular, pero he usado muchísimos que puedo llamar coaches y tengo gente que admiro y que respeto que cuando tengo dificultades les pido ayuda. Pero no hay una persona que tenga todas las semanas con la que hable y le cuente 'mira ayúdame con esto' aunque no me vendría mal...

 

¿Cómo ves el presente y el futuro del coaching en un país como España?

El proyecto más grande del coaching es combinar la pasión emocional que los coaches sienten con la racionalidad necesaria para trabajar en el mundo de los negocios de profesional.
En el mundo del coaching empresarial hay una falsa reputación, actualmente tiene una mala fama a causa de coaches que han ido improvisadamente a ayudar y, o eran consultores que no sabían nada de coaching, o eran coaches que no sabían nada de negocios, por una razón o por la otra causaron estragos, y uno malo te arruina el nombre de toda la profesión... Hay demasiado de eso, ha pasado en una proporción demasiado grande en relación a lo bueno como para que la imagen del coaching haya sido relativamente denigrada. Hoy, decir que soy coach no es algo con lo que el mercado te vaya a dar una buena entrada. Ese es el reto más grande y creo que para resolverlo es fundamental que los coaches se formen en lo que les falte: el que sea un buen consultor que aprenda cómo dialogar, cómo escuchar, cómo ayudar, cómo interpretar modelos mentales, y toda esta parte más soft del coaching, y el que es muy bueno como terapeuta o ejerza una profesión más relacionada con la psicología del ser humano que aprenda del mundo de los negocios y de la lógica de la economía y de la empresa para poder realmente ayudar a la gente que le pide ayuda de la manera que ella pueda recibirla porque un lenguaje muy esotérico transmite desmotivación y se hace un estigma del coaching.

En el mundo de los deportes es impensable que un deportista no tenga un coach, sin embargo en el mundo de la empresa es todo lo contrario, quien lo tiene lo mantiene como escondido. Ese es el reto más grande del coaching en España: crear una imagen en el mundo del trabajo que le permita ayudar a la gente a cambiar la sociedad; porque la sociedad no va a cambiar porque los chefs se sientan más realizados consigo mismos, no va a cambiar porque la gente que trabaja en un ministerio público se sienta más realizada con su vida, la sociedad va a cambiar porque los grandes capitanes de la industria, la gente que tiene el poder de crear cultura cambie su manera de crear cultura, de liderar y de ofrecerle a todos los demás un modelo de crecimiento para que ellos también mirando eso empiecen a ver sus vidas.

 

Si tuvieras que dar un consejo o leitmotiv a nuestros lectores para aplicar a su vida, ¿cuál sería?

Conócete a ti mismo y ten confianza en todo lo que encuentras, todo lo que encuentras es un tesoro, no hay nada malo, aún lo que parece horrible, cuando lo sabes destilar, detrás de eso hay belleza y hay amor. Aún cuando las cosas terminan siendo muy destructivas, empiezan con una semilla de un deseo positivo. Es importante tener esa confianza de que encuentres lo que encuentres, si vas tirando del hilo, lo que aparezca al final va a ser hermoso. A mí personalmente me ha servido en muchos momentos de oscuridad para seguir adelante.

             

Anúnciate Natalie Solve Mendips Silvia Clavero Coach Coachner Maria Teresa Febreiro
>>> Apúntate a nuestra newsletter mensual

CREARTE MAGAZINE, S.C.

Todos los derechos reservados © 2012 | Aviso legal | Snik diseño web