Entrevista a Eduard Escribá

LA FORMACIÓN EN COACHING


“El coaching es un recurso valioso para desarrollar a las personas y facilitar el logro de sus objetivos”


Eduard Escribá es pionero del coaching en España (desde 1997) y creador del modelo de Coaching Operativo ®. Fue fundador de ICF-España y Vice-presidente de la misma durante los 3 primeros años. En la actualidad es el Director General del Centro de Coaching Operativo (Grupo Emociona) y atiende las necesidades de coaching ejecutivo y formación de sus clientes.


¿Para qué formarse en coaching?

Desde hace varios años que la profesión está disfrutando de un importante crecimiento, particulares y empresas ven en el coaching un recurso valioso para desarrollar a las personas y facilitar el logro de sus objetivos. Este crecimiento ha facilitado que muchas personas se interesen por el coaching y se sientan atraídas por la profesión. Son varios los motivos que llevan a las personas a querer ser un buen coach, pero el ayudar a las personas suele estar presente de forma habitual. Precisamente por el hecho de que nuestra profesión tiene un impacto directo en las personas, es fundamental formarnos para conocer las pautas del buen ejercicio de la profesión y facilitar así que ese impacto sea positivo.

Por desgracia el intrusismo es una realidad y personas con poca o nula preparación ofrecen servicios de coaching que suelen dejar a los clientes insatisfechos. Los mecanismos o filtros cognitivos de generalización, hacen el resto: el cliente generaliza su experiencia y opina que “el coaching” no funciona. Esto acaba perjudicando a la buena imagen de la profesión.

Formarnos en una buena escuela de coaching nos ayudará a evitar posibles errores y desarrollar buenas prácticas que nos permitan tener clientes satisfechos y contribuir así al buen nombre de la profesión.


¿Qué características debe tener una buena formación?

 

A mi entender un buen programa necesita disponer de unos buenos contenidos que aborden varias dimensiones:

• Autogestión del coach
• Marco ético de la profesión
• Esencia y características de un proceso de coaching
• Proceso general de actuación
• Competencias clave para llevar a cabo un buen proceso


Digamos que en primer lugar es necesario trabajar en la gestión de uno mismo para estar en la mejor disposición de fluir durante la conversación de coaching. Para ser coach es fundamental el trabajo con uno mismo para “soltar” o desapegarse de algunas cosas e integrar otras.

A partir del trabajo individual (preparar los cimientos) podremos seguir avanzando en la integración de las competencias conversacionales y de proceso. 

Estos buenos contenidos necesitan también estar acompañados de una buena metodología formativa, que implique al participante y le ayude a interiorizar lo más importante. Los buenos programas se apoyan en diversos recursos didácticos para promover los aprendizajes: coaching grupal, cuestionarios, vídeos, demostraciones guiadas, ejercicios, prácticas de conversación, feedback multifluente, dinámicas de grupo, dinámicas corporales, etc.

Un factor determinante en la buena formación es la atención personalizada del alumno y el feedback individualizado, esto aportará diferencia en los resultados.

 

¿Qué diferencias hay entre las diferentes formaciones en coaching?

Como consecuencia del crecimiento exponencial que está teniendo nuestra profesión, estos últimos años han salido al mercado multitud de centros y escuelas que ofrecen formación en coaching.  El volumen de la oferta es tan grande, que es muy fácil que el cliente se sienta desorientado o confundido ante tal magnitud de programas, enfoques y metodologías.

Actualmente existen muchos tipos, metodologías, aplicaciones y corrientes de coaching. La inmensa mayoría coincidimos en que básicamente el coaching consiste en acompañar a las personas durante un proceso generador de consciencia, que activa aprendizajes y potencia la responsabilidad de la persona para promover acciones y facilitar el logro de los resultados deseados. Sin embargo, las formas de lograrlo pueden ser muy diferentes. Algunas escuelas ponen el foco en lo lingüístico, otras amplían el rango de consciencia añadiendo a lo lingüístico las emociones y la consciencia somática o corporal. Otras se apoyan en las constelaciones o en experiencias con caballos.
También hay diferencias en la modalidad de impartición: Encontraremos formación presencial, semi-presencial, tele-clases o incluso online.

Finalmente están las diferencias relacionadas con el tipo de acreditación del programa. Casi todas las escuelas emiten su propio certificado de asistencia, pero es recomendable obtener un certificado de aptitud que acredite la superación de un examen teórico-practico y que esté avalado por algún organismo certificador a poder ser de máximo prestigio.  

 

¿Todas las formaciones que se ofertan hoy en día son válidas? ¿Cómo podemos distinguir las que lo son de las que no lo son y elegir nuestra formación ideal?

Creo que hay gran número de centros que no reúnen los requisitos mínimos para ofrecerte una formación de calidad. En los diferentes foros, conferencias, work shops y programas formativos en los que participo regularmente, no paro de oír quejas de alumnos que se sienten muy insatisfechos o incluso estafados por la formación recibida.

La eclosión de la demanda ha facilitado el intrusismo y personas que proceden de otras áreas o carreras profesionales se han subido al carro del coaching sin recorrer el camino necesario para ser un buen coach. Generalmente estas personas sin experiencia y con poca o nula formación en coaching, se ofrecen a particulares y empresas como coaches. En algunos de estos casos, además ofrecen formación en coaching con lo que el riesgo todavía es mayor: personas con poca formación y experiencia en coaching formando a otras personas.  

La falta de experiencia general del centro, la poca profesionalidad de los monitores, los contenidos, la metodología formativa, la falta de prácticas o la estructuración de las mismas, el feedback deficiente o inexistente, la excesiva cantidad de alumnos matriculados, la falta de atención personalizada, las dificultades para obtener una certificación de calidad, la falta de apoyo a la hora de impulsar el proyecto profesional del alumno, etc. son las quejas más habituales.

Considerando que el importe de las matrículas suele ser elevado, y para un porcentaje importante de alumnos representa un gran esfuerzo inversor, el perjuicio económico es grande. Por no hablar del tiempo y esfuerzo que es necesario invertir en estos programas.

Para evitar o minimizar estos riesgos comparto algunas preguntas y una explicación complementaria para cada una de ellas, que te ayudarán a:

• Elegir un buen  centro que se ajuste a tus necesidades.
• Rentabilizar tu inversión de tiempo y dinero.

 

1. ¿Qué necesito?

Frente a esta oferta tan variada y considerando los riesgos mencionados, lo primero que necesitas es clarificar tus propias necesidades, de lo contrario entrarás en un mar de información pero sus aguas estarán turbias y se convertirá en un mar de dudas porque no sabes lo que estás buscando.
Mi recomendación es que definas tu visión y necesidades relacionadas con el coaching.

 

2. ¿Qué experiencia tenéis como centro?

La experiencia formativa del centro permite ver su recorrido y posicionamiento en el mercado. Las escuelas más veteranas han podido experimentar lo que funciona y lo que no, para ir puliendo sus programas y su metodología.  En el marco de la experiencia también incluyo la del equipo docente, su formación, horas de experiencia en  coaching, certificación y resultados obtenidos.

Lo anterior, no excluye la posibilidad de que algunas escuelas que llevan poco tiempo puedan ofrecer una formación de calidad, pero no hay un histórico relativamente fácil de comprobar como sucede con las que llevan más años. Los centros que llevan un buen camino recorrido dejan “huellas” positivas o negativas que puedes seguir y evaluar. 

 

3. ¿Qué referencias podéis darme?

Si consideramos la intangibilidad de los servicios, las referencias de particulares y empresas son una forma excelente de comprobar la calidad de un centro de formación. Las personas que ya pasaron por la experiencia que tu te estás planteando vivir son una excelente fuente de información para valorar los aspectos que son más importantes para ti con la oferta formativa del centro.

Si el centro es de calidad y con previa autorización de las personas, no debería haber ningún impedimento para facilitarte los datos de algunos ex-alumnos con los que puedas hablar y preguntarles sobre su experiencia y la valoración de la misma.

 

4. ¿Cómo podéis atender mis necesidades específicas?

Vincula las explicaciones y argumentos de la persona que te atienda con tus necesidades y prioridades. Para facilitar lo anterior, usa la lista con la información de la primera pregunta (¿Qué necesito?) y asegúrate de hacer las preguntas necesarias para obtener la información que para ti es más importante.

 

5. ¿Qué modalidades ofrecéis para realizar la formación?

Para poder llevar a cabo de la mejor manera posible tu formación, un aspecto importante es la modalidad. Las escuelas generalmente tienen varias modalidades para que puedas acogerte a la que mejor encaje con tu disponibilidad de tiempo, situación familiar, profesional, etc.
Hay una amplia oferta de formación online, tele-clases, skype, webex, etc. que facilitan la accesibilidad. No obstante, personalmente siempre recomiendo que la formación en coaching sea presencial, ya que se trata de una profesión que requiere trabajar con:

  • La presencia
  • La conexión con el otro
  • El campo emocional
  • La comunicación no verbal
  • Las dinámicas de consciencia corporal
  • La observación global y el feedback


Estos requerimientos hacen necesaria la presencia del participante, el coachee y el monitor en un mismo espacio para co-crear una experiencia formativa única e irrepetible.

 

6. ¿Qué características y ventajas tiene el modelo que enseñáis en este centro?

En la actualidad existen varios modelos de coaching (Co-activo, Operativo, Ontológico, Transformacional, Sistémico, etc.) y aunque como decía al inicio describiendo el escenario formativo, creo que coincidimos en lo esencial, (proceso generador de consciencia que activa aprendizajes y potencia la responsabilidad de la persona) hay diferencias significativas en la forma de recorrer el camino y en las herramientas o recursos del coach.

No creo que haya un modelo mejor que otro. Lo que sí que existe es un modelo más apropiado para cada alumno. Para ello es útil focalizarse en las necesidades propias y ver qué modelo se adapta mejor.

Hay modelos que encajan más con el coaching personal y otros con el ejecutivo. Otros son funcionales para los dos escenarios. También los hay que por su metodología tienen unos requerimientos concretos (caballos, constelaciones, etc.).
Infórmate del origen, características, finalidad y ventajas o aspectos diferenciales del modelo que te proponga el centro y revisa cómo encaja con lo que estás buscando.

 

7. ¿Cómo es la metodología de aprendizaje?

La metodología de aprendizaje es algo que va a ser determinante en tu desarrollo, el diseño de las experiencias y su facilitación por los monitores es clave para tus avances y consecución de objetivos.

 

8. ¿Cómo lo hacen para darme una atención personalizada?

El nivel de atención que recibas durante el programa será determinante para la generación de aprendizajes y tu desarrollo de las competencias clave. Teniendo en cuenta que ningún participante parte del mismo lugar o nivel, necesitarás una atención personalizada si quieres sacarle el máximo partido al programa (más de 12 participantes la hará inviable con uno o dos monitores). 

 

9. ¿A qué tipo de certificación puedo acceder realizando su programa?

Considerando la oferta disponible y los niveles de intrusismo, es muy importante disponer de una certificación reconocida que te acredite como coach. En la venta de servicios la confianza es fundamental y la formación acreditada, la certificación de algún organismo reconocido y las referencias que puedas aportar son vitales para tu éxito como coach.

La tendencia del sector del coaching es profesionalizarse y si quieres posicionarte positivamente, mi recomendación es que procures formarte y certificarte adecuadamente. Desde luego lo anterior, no es una garantía para que saturen tu agenda de sesiones de coaching, pero sin lugar a dudas disfrutarás de mayores posibilidades de hacerte un hueco en el mercado y estarás potenciando el coaching de calidad.

 

10. ¿Cómo pueden ayudarme en mi proyecto profesional?

La finalidad de tu formación como coach es ejercer como tal y es importante que no pierdas ese foco. Algunos centros de formación, tienen muy en cuenta esta finalidad y por ello incluyen en su oferta el apoyo a tu plan de negocio como coach.
Infórmate sobre cómo contemplan este apoyo, porque a algunas escuelas parece que les importa poco lo que ocurra una vez finalizada la formación. No se trata de “tutorizar” tu carrera profesional,  sino de tener en cuenta la finalidad, aportando su experiencia y planificando trabajos prácticos durante la recta final de la formación que faciliten la transición de tu formación al ejercicio de la profesión como coach.

 

11. ¿Con qué apoyo puedo contar después del programa?

Una vez finalizado el programa formativo, si no practicas y te “desconectas”, tus aprendizajes y habilidades adquiridas en el curso también lo harán. Para evitar la regresión de los aprendizajes y la pérdida de la inversión es necesario que sigas practicando.

El objetivo es retener y potenciar los aprendizajes adquiridos y por lo tanto evitar el altísimo coste que representaría  su pérdida.

Mi última sugerencia pues, es que te informes de cómo contemplan el apoyo post-curso para asegurarte  que tu inversión de tiempo y dinero no se diluyen a los pocos meses de la finalización del programa.

Anúnciate Natalie Solve Mendips Silvia Clavero Coach Coachner Maria Teresa Febreiro
>>> Apúntate a nuestra newsletter mensual

CREARTE MAGAZINE, S.C.

Todos los derechos reservados © 2012 | Aviso legal | Snik diseño web