Flores del Mediterráneo

 

FLORES DEL MEDITERRANEO

Una guía para acercarnos a la raíz de las enfermedades

 

 

En pleno siglo XXI, cuando las nuevas tecnologías parecen tener atrapada la atención de buena parte de la humanidad, cuando los avances de la ciencia han sido significativos, hay terapias que desafían el paso del tiempo. Hoy en día hay cada vez más personas que se acercan a la naturaleza para obtener la cura de sus enfermedades y dolencias, logrando descubrir también que en su propia esencia está la razón de sus padecimientos.

Las esencias florales y su terapéutica son el producto del trabajo desarrollado por el Dr. Edward Bach a principios del siglo 20 y reiteradas por el moderno reconocimiento de las raíces psicosomáticas de las enfermedades. A partir de estas investigaciones se han desarrollado sistemas utilizando las flores propias de cada zona del planeta; así surgen las Flores de Valeriano, de California, de San Germán, de Brasil, del Alba y del Mediterráneo, entre otras. En este artículo nos centraremos en estas últimas.

Las Esencias Florales del mediterráneo son un sistema floral compuesto por extractos de 40 flores típicas de la cuenca mediterránea y desarrollado en los años 90 por el Dr. Pedro López Clemente, Naturópata e investigador español.

Estas esencias son utilizadas como complemento de otras terapias florales y, tal como ocurre con la homeopatía, son administradas vía sublingual. Lo usual es combinarlas hasta máximo de 3 esencias y administrarlas en dosis de 4 gotas de 3 a 4 veces al día. Es muy importante destacar que el efecto de esta terapia, así como otras de las que hemos hablado en números anteriores, tiene impactos sutiles que van directamente a la raíz energética del ‘problema’, por lo que no esperéis de su uso un resultado instantáneo que os quite el síntoma evidente.

Recordemos que cualquier proceso de sanación lleva implícita la responsabilidad personal: debemos hacernos conscientes de nuestros pensamientos y emociones para generar una curación profunda. Desde este punto de vista, las terapias florales ofrecen un alcance extraordinario para ayudar también a manifestar esta conciencia. Esta combinación de medicina, terapias florales y trabajo personal a través, por ejemplo, del coaching, es la sinergia perfecta para trabajar todos los niveles de la dolencia.

 

A continuación os describo brevemente las flores que mejor pueden ayudarte si has comenzado proceso de cambio personal:


AJO SALVAJE (Allium angulosum): Útil para tratar miedos en general, inseguridad,  nerviosismo y tendencia al temor incontrolable. Muy útil para tratar pensamientos recurrentes y desgastantes. Estimula el sistema inmunológico.

 

ALBARICOQUE (Prunus armeniaca): Calma la agitación mental y emocional. Estimula el funcionamiento de la vesícula biliar y el apéndice. De ayuda en el mecanismo de síntesis de las grasas y, por ende, regula los triglicéridos.

 

ALGODÓN (Gossypium arboreum): Otorga flexibilidad para entender el camino de autoconocimiento. Especialmente útil para las personas que sufren de estrés por no sentirse queridas (miedo a la soledad).

 

ALMENDRO (Prunus amygdalus): Ayuda en los procesos de aceptación de la maduración y envejecimiento. Estimula las glándulas hipófisis, timo y adrenales.

 

AMARANTO (Amaranthus hipochondriacus): Equilibra la bioquímica cerebral y ayuda en las enfermedades de origen psicosomático en general. Refuerza el sistema inmunológico.

 

ÁRNICA (Árnica montana): Tratamiento de traumas físicos o emocionales, estimula la desintoxicación, por lo que es útil para tratar síndromes de abstinencia por consumo de cualquier droga. De aplicación tópica en heridas, golpes o traumatismos, ayuda a la desinflamación y regeneración.

 

BOTÓN DE ORO (Ranunculus acris): Útil para tratar problemas de autoestima, timidez y sentimientos de inferioridad. Nivela el calcio en el organismo. Contribuye a la fortaleza muscular.

 

CLAVEL DE INDIAS (Tagetes patula): Favorece la fluidez en la comunicación. Facilita la conexión con la ‘voz interior’, potenciando la intuición. A nivel físico, ayuda en los problemas pancreáticos y procesos inflamatorios.

 

CONSUELDA MENOR (Prunella vulgaris): Favorece la asimilación de las transformaciones de la vida, aceptando la realidad de lo que es. Ayuda en enfermedades crónicas, ya que estimula la autosanación. Al igual que la Arnica, tiene propiedades cicatrizantes usándola vía tópica.

 

COPA DE LOS ANGELES (Narcissus triandrus): Mejora la capacidad para la toma de decisiones, ya que actúa directamente sobre los esquemas de pensamiento, ampliando las facultades de análisis. Especialmente poderosa para aclarar la vocación.

 

DON DIEGO (Ipomea purpúrea): Ayuda a la liberación de hábitos autodestructivos (adicciones) y compulsivos, estimulando ligeramente la producción de endorfinas. Regulador del sueño. Desintoxicante.

 

JAZMÍN (Jasminum officinale): Estimula la búsqueda del propio camino y el sentido de lo trascendente, actuando sobre el discernimiento del verdadero valor de las cosas. Regula las mucosas del sistema y alivia los problemas respiratorios relacionados con éstas. Estimula la comunicación ventricular.

 

MANZANILLA (Matricaria chamomilla): Favorece la relajación, por lo que es especialmente utilizada para tratar problemas de sueño. Estimula las endorfinas y la producción propia de morfina, por lo que también puede utilizarse para aliviar el dolor.

 

NOMEOLVIDES (Myosotis sylvática): Para apoyar el sentido de pertenencia. Otorga claridad mental y hace conscientes patrones subconscientes (para tratar traumas severos). Estimula la regulación de la mielina, por lo que es muy recomendable en casos de esclerosis.

 

PASIONARIA (Passiflora incarnata): Favorece la comprensión de conceptos de compasión y humildad, incrementando la calma y la serenidad. Ayuda mucho a las personas hipersensibles y con conflictos constantes de desubicación.

 

ROSA SYRIA (Hibiscus syriacus-trinae): Potencia e incrementa la acción de otras esencias y es el equivalente al Rescue Remedy de Bach para emergencias emocionales. Estimula la búsqueda de la honestidad interna, liberando en consecuencia la información guardada a nivel genético, por lo que colabora en tratamientos asociados a patologías severas.

 

RUDA (Ruda graveolens): Para erradicar pensamientos obsesivos del tipo catastrófico y su consecuente emoción, aumentando el control mental sobre la negatividad. Ayuda a controlar la ansiedad y miedo a lo desconocido e invisible.

 

ZINIA (Zinnia elegans): Relaja las tensiones despertando el lado infantil (o niño interior), alivia la solemnidad de la vida cotidiana. Mejora el sentido del humor y, con éste, la capacidad de respuesta del organismo ante enfermedades graves.

 

Esto es únicamente una muestra para que te sirva de referencia. Es conveniente que consultes con un experto para que te de la orientación adecuada en tu caso particular y, para finalizar, te animo a que no dejes de compartir conmigo tu experiencia a través del correo electrónico que aparece más abajo. 

 

 

Maria T Febreiro G.

mt@creartemagazine.com

 

Anúnciate Natalie Solve Mendips Silvia Clavero Coach Coachner Maria Teresa Febreiro
>>> Apúntate a nuestra newsletter mensual

CREARTE MAGAZINE, S.C.

Todos los derechos reservados © 2012 | Aviso legal | Snik diseño web