El personaje Autosaboteador

Concíliate contigo mismo

 

 

¿Cuántas veces te has propuesto hacer una dieta y la has abandonado? ¿Sabes que deberías ir al gimnasio y te quedas en casa? ¿Eres consciente de que debes hacer un trabajo y te pones a hacer cualquier cosa menos eso...?

¿Alguna vez te has encontrado en una situación en la que querías actuar de una determinada forma pero en tu interior había una voz que te empujaba a hacer todo lo contrario? No se trata de ninguna alucinación ni de algo que sólo te ocurra a ti, tener voces internas que se contradicen es algo muy común en las personas. A esto, en coaching, le llamamos El Personaje Autosaboteador, y no es más que una parte inconsciente de ti que se resiste a cambiar.

El Personaje Autosaboteador actúa de manera muy sutil; hace que nos olvidemos de las cosas, programa un sinfín de excusas en nuestra cabeza y racionaliza los objetivos para restarles importancia o quitarles su valor. Nos hace sentir incapaces de realizar alguna actividad para que ni siquiera lo intentemos o asocia una sensación poco agradable a lo que debemos de hacer para alcanzar nuestro objetivo.

La herramienta que te presentamos en este número te ayudará a conocer y darle nombre a este personaje, con el fin que entiendas sus intenciones y consigas reconciliarte con él. Una vez lo tengas identificado sabrás manejarlo mejor, y eso te permitirá actuar con determinación.

Para empezar, deja que aparezca en tu mente una situación en la que te hayas sentido limitado por ese personaje y, con esa situación en mente, contesta a las siguientes  preguntas:

¿Cómo se comporta tu personaje autosaboteador?

·          

·          

·          

·          

·          

·          

¿Cómo es? Dibújalo a continuación:

 

Ahora elige el comportamiento limitante más significativo para ti y, a continuación, piensa qué beneficios te genera y que pérdidas

 

Consecuecias positivas:

Consecuencias negativas:

 

Por último, identifica su personalidad, como si de un amigo tuyo se tratara, y ponle nombre:

           

1.       Agrupa las características o comportamientos que estén más o menos relacionados hasta que te queden unos 4 o 5 conjuntos

2.       Elige la característica más representativa

3.       Fijándote en esas características elegidas, dale un nombre que defina a tu personaje autosaboteador. Ej: el Patito Feo, el Ogro, Miedica, etc.

Ahora que ya lo conoces con detalle sólo se trata de entender y respetar sus intenciones, y negociar con él, en vez de mirar hacia otro lado, para que no te bloquee la próxima vez. Cuanto más conozcas a tu "enemigo" más fácil te será vencerlo.

 

 

Anúnciate Natalie coachner Maria Teresa Febreiro Equilibri
>>> Apúntate a nuestra newsletter mensual

CREARTE MAGAZINE, S.C.

Todos los derechos reservados © 2012 | Aviso legal | Snik diseño web